Con origen en la “Tarifa Plana” para los autónomos, es decir, el beneficio en las cuotas dirigido a nuevos autónomos o que no lo hayan sido en los dos últimos años, se plantea la cuestión de si pueden tener acceso a ella aquellos comúnmente denominados como autónomos societarios, es decir, aquellas personas que obligatoriamente han de darse de alta en el régimen de autónomos al integrarse o constituir una sociedad mercantil.

Comúnmente por parte de la Administración no se aplica este beneficio en ningún caso, y de la misma manera se ha venido teniendo la creencia de que dicho beneficio sólo es aplicable para aquellos autónomos que funcionan en el tráfico mercantil como persona física individual.

Sin embargo, si nos atenemos al contenido de la normativa de aplicación, los autónomos societarios no han de entenderse excluidos en ningún caso de la aplicación de este beneficio, pues el legislador no ha llevado a cabo ningún tipo de diferenciación o acotación del mismo para un determinado colectivo de autónomos.

El artículo 31 del Estatuto del Trabajador Autónomo que regula y establece los beneficios en la cotización a la Seguridad Social aplicables a los trabajadores por cuenta propia establece a quien se dirige dicha bonificación:

“…trabajadores por cuenta propia o autónomos que causen alta inicial o que no hubieran estado en situación de alta en los 2 años inmediatamente anteriores, a contar desde la fecha de efectos del alta, en el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos

Por su parte el artículo 1 de dicho Estatuto incluye en el concepto de autónomo a todos estos profesionales en su apartado 2.C, al incluir a:

Quienes ejerzan las funciones de dirección y gerencia que conlleva el desempeño del cargo de consejero o administrador, o presten otros servicios para una sociedad mercantil capitalista, a título lucrativo y de forma habitual, personal y directa, cuando posean el control efectivo, directo o indirecto de aquélla…”.

El artículo 2 del Estatuto regula los supuestos excluidos entre los que no se encuentra esta figura. Por tanto, nada obstaría para que por parte los autónomos societarios puedan optar por aplicar la tarifa en caso de reunir el resto de requisitos.

Recientemente el Juzgado Contencioso-Administrativo nº 2 de León en Sentencia nº 220/19 de 11 de julio, ha tenido la ocasión de examinar la reclamación de un emprendedor. En este caso, un autónomo al que inicialmente se le aplicaba la tarifa decide constituir una empresa, por lo cual, la Tesorería General de la Seguridad Social procedió a la retirada del beneficio.

Pues bien, el juzgador, con examen de la normativa de aplicación y en contra de los argumentos de la administración determina el derecho a la tarifa del emprendedor, ahora autónomo y socio de una mercantil.

Un examen de dicha sentencia y sus argumentos nos permite considerar que no es que no existiese una regulación al respecto de los autónomos societarios, sino que ésta no se ha estado aplicando por un criterio determinado por parte de la Administración.

¿Qué requisitos ha de reunir un autónomo societario para optar a la tarifa plana de autónomos?

De acuerdo a esta sentencia, el autónomo societario debe ser:

  • Ser persona física.
  • Desarrollar por cuenta propia y fuera del ámbito de dirección y organización de otra persona una actividad económica a título lucrativo.
  • Sin dar ocupación a trabajadores por cuenta ajena.
  • Ostentar como mínimo el 50% del capital social.

Esta Sentencia se une a otras, como Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Galicia de 8 de junio de 2017, lo que allana el camino para solicitar con éxito la aplicación de dicho beneficio.

No obstante, a opinión de quien suscribe, la aplicación de la tarifa, tal y como esta ha sido configurada por el legislador no quedaría limitada a estos supuestos, dirigidos a sociedades de marcado carácter unipersonal o centradas en el trabajo del socio mayoritario, puesto que la lectura de los artículos tampoco establece en modo alguno este límite, por lo que el único parámetro que se habría de cumplir, al margen del temporal, es que el autónomo quede integrado en el grupo definido en el artículo 2.c), esto es, la simple alta en el RETA como autónomo societario.

Por ello, si usted es o ha sido autónomo societario, o tiene pensado emprender su negocio mediante la constitución de una empresa ha de plantearse la solicitud o reclamación de la “Tarifa plana” que por ley le correspondería.