Retenciones a trabajadores de forma errónea o no practicadas. Cómo subsanar los posibles errores que se pueden presentar en relación al modelo 190 de Hacienda.

Durante el mes de enero las empresas están obligadas a presentar el modelo 190 a Hacienda que corresponde a un resumen anual de retenciones e ingresos a cuenta IRPF, en el que se deben de consignar de cada perceptor, las retribuciones percibidas tanto dinerarias como en especie, las retenciones practicadas y también otros datos que pueden afectar al cálculo de esas retenciones como son situación familiar y otros gastos deducibles por cotizaciones a la Seguridad Social.

Cuando los datos declarados en el modelo 190 no cuadran con los que tiene Hacienda envía requerimiento para el ingreso de las retenciones no practicadas. Ante esta situación se pueden dar las siguientes circunstancias:

  • Que el trabajador haya informado datos erróneos o se haya modificado su situación durante el año y no lo comunique a la empresa. En este caso, la responsabilidad es del trabajador frente a Hacienda.
  • Los cálculos son correctos, pero al presentar el modelo 190 la empresa no consignó datos tales como cotizaciones a la Seguridad Social, pensiones compensatorias, anualidades por alimentos. Es este caso, la empresa deberá presentar la subsanación del modelo 190.
  • Es posible que la empresa haya calculado de forma errónea las retenciones del trabajador, no obstante, si el trabajador ya ha presentado su declaración de renta y se ha deducido las retenciones consignadas en el modelo 190, Hacienda no puede reclamar porque el trabajador ya habrá ingresado la diferencia, en cualquier caso, Hacienda puede enviarle una sanción a la empresa por retención incorrecta.
  • Hacienda tiene razón porque como en el caso anterior, las retenciones efectuadas por la empresa son inferiores, pero el trabajador no ha presentado la Renta o si la ha presentado se ha deducido las retenciones que le deberían haber practicado, en este caso Hacienda no habrá cobrado esas retenciones, por lo que tendrá derecho a reclamarlas a la empresa, y la empresa tendrá un año desde la fecha que efectué el ingreso a Hacienda o reclamárselas al trabajador que es el que debe de soportarlas.

Con el fin de evitar contingencias fiscales es muy importante consignar de forma correcta el modelo 145 y que esté firmado por el trabajador, que es el que realmente es conocedor de sus circunstancias personales y familiares.