Con motivo de la actual situación laboral de los distintos negocios, se implementaron y fomentaron los ERTE derivados de pérdidas de actividad como consecuencia de la crisis sanitaria provocada por el Covid-19.

En el día de hoy, se publica un nuevo Real Decreto-Ley que pretende actualizar y adecuar a la realidad socio-laboral.  Estas medidas son de especial importancia, pues flexibilizan y marcan la hoja de ruta de la vuelta a la actividad.

Con independencia de que sean medidas más o menos suficientes, resulta trascendental para los negocios saber jugar las nuevas cartas que tenemos en nuestra mano, de cara a valorar las medidas que como empresa/emperador se han de adoptar para, en la medida de nuestras posibilidades, retomar la normalidad de la actividad.

Se recogen medidas que afectan a distintos ámbitos actividad y con especialidades en materia societaria en el caso de las empresas: Desde modificaciones en la exoneración de cuotas, a medidas en el reparto de dividendos.

A continuación tratamos de sistematizar y resumir  las novedades publicadas, quedando a vuestra disposición para analizar y valorar las necesidades concretas de tu negocio.

 

I.- ERTES POR FUERZA MAYOR

 

DISTINCION ENTRE FUERZA MAYOR TOTAL Y FUERZA MAYOR PARCIAL

Se produce una diferenciación según el grado en que fuerza mayor/covid-19 afecta a la actividad que la inicialmente planteada. De tal forma se contemplan dos supuestos:

Fuerza mayor total: Negocios con actividad totalmente suspendida y cuyos trabajadores no pueden prestar servicio.

Fuerza mayor parcial: Aquellos negocios que consecuencia del levantamiento de restricciones recuperan parcialmente actividad, y que han de adecuar su plantilla a las necesidades de trabajo.

Dependiendo del supuesto en que nos encontremos o que pasemos de uno a otro tipo de “fuerza mayor” se aplicaran distintas normas y medidas.

 

  1. FUERZA MAYOR TOTAL:
  • Se prorrogan los ERTES por causa de fuerza mayor vinculados al COVID, en empresas que no puedan reanudar su actividad, hasta 30 de junio.
  • Se desvinculan del proceso de desescalada y desaparecen, con ello, las dudas acerca de la continuidad de determinados ERTES (rupturas de cadena de suministros, etc).
  • En este caso se mantienen para mayo y junio las exoneraciones o reducciones de cotizaciones que estaban previstas hasta ahora, es decir:
    • Empresas de menos de 50 trabajadores: el 100% de la  aportación empresarial.
    • Empresas de  más  de  50  trabajadores: 75%  exento (pago 15%).

 

  1. FUERZA MAYOR PARCIAL:
  • Se prorrogan los ERTES de fuerza mayor vinculados al COVID hasta 30 de junio, parcialmente, en la medida que se produzca la recuperación parcial de la actividad.
  • La incorporación  de las  personas  trabajadoras  a la actividad  la decidirá  la empresa en la proporción que necesite.
  • Reducciones de cotizaciones: Se diferencia el coste de cotización a asumir en función de si el trabajador está o no en activo y aumentará su coste gradualmente en función del mes. Detallamos los porcentajes de exoneración (parte que la empresa no asume).

            PARA TRABAJADORES EN ACTIVIDAD:

  • Empresas de menos de 50 trabajadores:

Mayo: exención del 85%.-pago 15%

Junio: exención del 70%.-pago 30%

 

  • Empresas de más de 50 trabajadores:

Mayo: exención del 60%.-pago 40%

Junio: exención del 45%.-pago 55%

 

            PARA TRABAJADORES EN ERTE:

  • Empresas de menos de 50 trabajadores:

Mayo: exención del 60%.-pago 40%

Junio: exención del 45%.-pago 55%

 

  • Empresas de más de 50 trabajadores:

Mayo: exención del 45%.-pago 55%

Junio: exención del 30%.-pago 70%

 

II.- ERTES ETOP (POR CAUSAS ECONÓMICAS, TÉCNICAS, ORGANIZATIVAS Y PRODUCTIVAS).

  • Se mantiene el procedimiento abreviado del artículo 23. También el informe potestativo de la Inspección de Trabajo y la prioridad de los sindicatos frente a la comisión ad hoc. Solo desde la entrada en vigor de este Real Decreto-ley y hasta 30 de junio de 2020.
  • La tramitación de estos ERTES puede iniciarse durante la vigencia de los ERTES de fuerza mayor.
  • Si un ERTE por causa ETOP se produce tras la finalización de un ERTE por causa de fuerza mayor se retrotraen sus efectos a la fecha de finalización de éste.
  • Los ERTES por causas ETOP vigentes a la fecha de entrada en vigor de este Real Decreto-ley mantienen su vigencia hasta la fecha prevista en la comunicación final de la empresa.

 

III.- MEDIDAS COMUNES A CUALQUIER ERTE

  • La prestación de desempleo con reposición de prestaciones (contador a cero) y no exigencia del período de carencia se extiende hasta el 30 de junio. La prestación de desempleo para los fijos discontinuos se asegura hasta 31 de diciembre.
  • Las empresas con domicilio en paraísos fiscales no pueden acogerse a ERTES de fuerza mayor regulados en este Real Decreto-ley (antes, empresas con ERTE por fuerza mayor o por causas objetivas tienen prohibida la realización de operaciones directas o indirectas con empresas o personas residentes en paraísos fiscales).
  • Las empresas y entidades que se acojan a los ERTES de fuerza mayor que utilicen los recursos públicos destinados a los mismos, no podrán proceder al reparto de dividendos durante el ejercicio fiscal correspondiente a la aplicación de los expedientes de regulación de empleo, excepto si devuelven la parte correspondiente a la exoneración aplicada a las cuotas de la seguridad social (antes no se podía en ningún caso y la prohibición era este ejercicio y el siguiente).

Esta limitación no será de aplicación para empresas que, a fecha de 29 de febrero de 2020, tuvieran menos de 50 personas trabajadoras, o asimiladas a las mismas, en situación de alta en la Seguridad Social.

No será de aplicación el artículo 348.bis del apartado 1 del Real Decreto Legislativo 1/2010, de 2 de julio, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Sociedades de Capital, ni se tendrá en cuenta este ejercicio para que el socio pueda tener el derecho de separación dispuesto en dicho artículo.

  • Se mantiene, hasta 30 de junio, la prohibición de despedir por fuerza mayor o causas objetivas (antes era hasta 31 de diciembre).
  • Compromiso de mantenimiento del empleo:
    • Se limita a los ERTES por fuerza mayor.
    • Seis meses desde la fecha de reanudación de la actividad, entendiendo por tal la reincorporación al trabajo efectivo de personas afectadas por el expediente, aun cuando esta sea parcial o sólo afecte a parte de la plantilla.
    • Este compromiso se limita a las personas afectadas por dichos expedientes de fuerza mayor.
    • No se considerará incumplido dicho compromiso cuando el contrato de trabajo se extinga por despido disciplinario declarado como procedente, dimisión, muerte, jubilación o incapacidad permanente total, absoluta o gran invalidez de la persona trabajadora, ni por el fin del llamamiento de las personas con contrato fijo-discontinuo, cuando este no suponga un despido sino una interrupción del mismo.

En particular, en el caso de contratos temporales el compromiso de mantenimiento del empleo no se entenderá incumplido cuando el contrato se extinga por expiración del tiempo convenido o la realización de la obra o servicio que constituye  su objeto o cuando no pueda realizarse de forma inmediata la actividad objeto de contratación.

  • El compromiso de mantenimiento de empleo se valorará en atención a las características específicas de los distintos sectores y la normativa aplicable, teniendo en cuenta, las especificidades de aquellas empresas que presentan una alta variabilidad o estacionalidad del empleo.
  • No resultará de aplicación el compromiso de mantenimiento del empleo en aquellas empresas en las que concurra un riesgo de concurso de acreedores en los términos del artículo 5.2 de la Ley 22/2003, de 9 de julio, Concursal.
  • Las empresas que incumplan este compromiso deberán reintegrar la totalidad del importe de las cotizaciones de cuyo pago resultaron exoneradas, con el recargo y los intereses de demora correspondientes, según lo establecido en las normas recaudatorias en materia de Seguridad Social
  • Se mantiene, hasta 30 de junio de 2020, la previsión de que la suspensión de los contratos temporales por ERTE,s, de fuerza mayor y ETOP vinculados al COVID-19, supondrá la interrupción del cómputo de la duración de estos contratos (antes era hasta 31 de diciembre).
  • Se faculta al Consejo de Ministros para la prórroga de los ERTES por causa de fuerza mayor después del día 30 de junio, en atención a las restricciones de la actividad vinculadas a razones sanitarias, y decidir el tiempo de duración y el porcentaje de reducción de cotizaciones sociales, así como las medidas de protección por desempleo. Es preceptivo consultar previamente a la Comisión Tripartita formada por CEOE, CEPYME, UGT, CCOO y el Gobierno con carácter previo a la adopción de dichas medidas.

 

 

Quedamos como siempre a vuestra disposición para cualquier duda o aclaración, reiterando nuestra disposición para analizar y valorar las necesidades concretas de tu negocio.

 

Saludos,