En ocasiones, tras la compra de un inmueble, nos podemos encontrar con la sorpresa que la Administración nos notifique el pago de una liquidación complementaria por la diferencia entre el valor declarado y el valor comprobado de dicho inmueble. ¿Por qué ocurre esto y qué debemos hacer?

Cuando una persona física o jurídica, adquiere un inmueble y liquida el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP), la Administración puede comprobar el valor declarado y puede liquidar una complementaria por la diferencia si considera que lo declarado no se ajusta al valor real (valor comprobado).

Si esto ocurre, los tribunales han considerado por el principio de unicidad, que el valor comprobado es válido a efectos de los impuestos directos, como son el IRPF y el Impuesto de Sociedades y que prevalece sobre el de estanqueidad.

¿Qué es el principio de unicidad y el principio de estanqueidad?

El principio de unidad o unicidad mantiene que la valoración administrativa realizada para un impuesto vincula a cualquier otro y que un mismo bien no puede tener un valor distinto para el Impuesto de Sociedades y otro distinto para el de Transmisiones Patrimoniales.

Por otro lado, el principio de estanqueidad tributaria establece que cada tributo es autónomo e independiente de los demás y funcionan como compartimentos estancos. Por tanto, la valoración realizada para un tributo no afectaría a otros.

¿Si vende un inmueble qué debemos considerar?

Si se vende un inmueble que ha sido comprobado por la administración a efectos del pago del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP) el valor que se debe de considerar de adquisición es el comprobado, más los gastos inherentes, que incluirá el gasto de ITP adicional satisfecho.

Si en los cuatro años anteriores no prescritos, ha realizado alguna enajenación y ha tomado como referencia el precio de adquisición que figura en la escritura pública, presente un escrito de rectificación y solicite la devolución por ingresos indebidos haciendo referencia a algunas sentencias que vinculan a las demás admiraciones las valoraciones realizadas por una administración tributaria en este caso administración autonómicas.