Desde la Ley 37/1992, modificada por la 24/2014 que entró en vigor en 2015, los equipamientos de óptica (gafas, lentes oftalmológicas, lentes de contacto, monturas, productos de mantenimiento, etc.) tributan al 10% de IVA (tipo reducido), incluso después de la sentencia del Tribunal Europeo relativo al uso extensivo de IVA en productos sanitarios. Así se entiende que “la montura es parte indispensable de la gafa, así como la lente” y se mantiene a día de hoy un 10% de IVA.

El 26 de diciembre de 2016 vio la luz una consulta vinculante donde la Dirección General de Tributos indica que el IVA de las monturas debía de ser el 21%. Aunque esto no es una norma sino una interpretación del contenido de la misma, la Dirección General de Tributos insiste en que se debería de haber aplicado desde el 1 de enero de 2015 y por ello exige a las empresas su retroactividad.

¿Qué pasa con las empresas del sector óptico?

En este sector hay 750 empresas (fabricantes) de óptica, de las que aproximadamente un 18% pueden verse afectadas y no poder soportar la carga fiscal que se supone que regularizó en 2015 y 2016, ya que su Tesorería puede ser insuficiente. Estas empresas deben cobrar a los ópticos minoristas el IVA y, en muchos casos, estos comercios no podrán hacer frente a las deudas. Es una cadena en la que todos salen perjudicados. El sector está amenazado. Un sector en el que hay alrededor de 1.100 empresas y unas 8.800 personas se pueden ver afectadas por este cambio de rumbo.

¿Y el consumidor final? ¿Cuánto IVA debe pagar?

La Federación Española de Asociaciones del Sector Óptico (FEDAO) mantiene que no hay subida de precio en las gafas graduadas (lentes + montura), por lo que seguirán tributando al 10%. Las monturas solas o las gafas, como las de sol, que no se empleen para corregir una deficiencia visual, si que deberán tributar al 21%.

Si tienes alguna duda o quieres ampliar información, ponte en contacto con nosotros en el 941 26 00 13 o envíanos un email a fiscal@juberayjubera.com.

© Asesoría fiscal Jubera y Jubera